Firmat, miércoles, 30 de noviembre de 2022
Edición Digital Nro: 920
 

Archivo | Busqueda avanzada

Actualidad | 20/09/2022
Por Bernardo Bazet Lyonnet
Júpiter en oposición
Más allá de lo que pueda aparecer escrito en este mismo periodico páginas más adelante, páginas más atrás, hay una evidencia apabullante a favor del hecho de que la posición relativa de los planetas, la luna y el sol - en definitiva, los astros más cercanos a la Tierra- al momento de nuestro nacimiento no son, ni remotamente, la causa de ninguna de nuestras acciones ni sensaciones, y por lo tanto no somos capaces de predecir nuestra salud, bienestar laboral o amoroso a partir de lo que nos quieran hacer creer que nos indican los astros.


No obstante, Júpiter estará en oposición.

 

¿Qué consecuencias trae eso? Bueno, en principio ninguna que nos vaya a afectar la vida. Sí vale la pena esta publicación para que cada uno que la lea, luego mire a la tardecita/noche y reconozca al planeta Júpiter entre las estrellas. Que esté en oposición quiere decir que está exactamente en la dirección contraria al Sol. O sea que todos los astros que, por un momento se encuentran en “oposición”, van a salir por el Este justo en el mismo momento en que el Sol se está poniendo por el Oeste (dicho de otra manera, del lado exactamente contrario).


Teniendo esto en mente, vamos a poder reconocer a Júpiter entre las estrellas. En primer lugar, porque va a salir en el momento en que se pone el Sol, lo cual quiere decir que un par de horas después, cerca de las 21 o 22 de la noche, ya va a haber ganado suficiente altura como para verlo desde cualquier lado. Todo lo que tienen que hacer es mirar en dirección Este a esa hora y lo verán. En segundo lugar, cuando un astro está en oposición, está especialmente brillante. Esto, sumado a que Júpiter ya es bastante brillante per se, va a ayudar a reconocer al planeta entre las estrellas.

Quien va por alguna de las calles con orientación Norte-Sur (por ejemplo en Firmat, calles Buenos Aires, Entre Ríos o Mendoza) solo hace falta mirar un poco hacia la izquierda a eso de las 22 horas para observar a Júpiter en todo su esplendor. Cerca de la medianoche, lo vamos a tener bien arriba de nuestras cabezas. Y al amanecer del día siguiente se va a estar poniendo sobre el oeste. O sea, va a pasar absolutamente toda la noche arriba del horizonte y lo vamos a poder ver muy fácilmente.

En fin, que un planeta esté en oposición, más que revelarnos cómo nos va a ir esta semana en el trabajo o en el amor, es una oportunidad perfecta para su observación astronómica. Si tienen un telescopio, aunque sea muy pequeño, y lo apuntan hacia este astro brillante, van a poder descubrir las cuatro lunas más grandes de júpiter (de las más de 70 que tiene en total).

Esas cuatro lunas, Io, Europa, Ganímedes y Calisto, son las mismas que observó Galileo Galilei por primera vez hace más de 400 años, y que utilizó como evidencia para argumentar a favor de la teoría propuesta por Copérnico años antes, que indicaba de que era el Sol, y no la Tierra, el centro del Universo conocido por aquél entonces. Mostró de forma inequívoca que no todos los astros giran alrededor de la Tierra, porque esos cuatro lo estaban haciendo alrededor de Júpiter. Eso mismo, con tiempo, dedicación y telescopio, podemos observar nosotros mismos estas semanas.

Periodista/Fuente: Por Bernardo Bazet Lyonnet
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales y no deben ser atribuidos al pensamiento de la redacción de El Correo de Firmat. Los comentarios pueden ser moderados por la redacción.