Firmat, lunes, 04 de julio de 2022
Edición Digital Nro: 895
 

Archivo | Busqueda avanzada

Opinión | 17/05/2022
Por Lisandro Enrico
Narcotráfico en Santa Fe: la ineludible necesidad de tener una Ley de Desfederalización
La situación de la narcocriminalidad que se vive en Rosario y en otras regiones de la provincia santafesina, otra vez nos pone frente a la necesidad de cambiar el enfoque del Estado Provincial respecto de los delitos de narcotráfico y la cadena delictiva que ésta genera.

Santa Fe es la única provincia del centro del país que todavía sostiene un sistema de persecución de delitos de narcotráfico basado únicamente en la Justicia Federal. Es decir, que uno de los delitos que más ha crecido, se ha masificado y se ha esparcido, sigue siendo considerado como un delito de carácter excepcional y no común, dando intervención sólo a la Justicia Federal sin la participación de la Justicia Provincial.


Es por ello, que seguimos teniendo una congestión y aglomeración de causas en dos juzgados federales y solamente se cuenta con dos jueces para juzgar los delitos de narcotráfico para una población cercana a los dos millones de habitantes como es la de Rosario y su zona contigua, como así también sucede con el resto del territorio provincial donde se esparce y agrava esta problemática.

El diseño por el cual los delitos de narcotráfico son tenidos en cuenta como federales proviene de la mirada de la década del ‘70 y ‘80 del siglo pasado, cuando estos delitos estaban vinculados a los pasos fronterizos y a la producción de sustancias médicas y legales. 35 años después, nadie puede dudar de que son delitos comunes en donde la producción, distribución y venta de droga se hace en el interior del país y su ramificación está en todas las ciudades argentinas.


Esta ley que proponemos busca que la Justicia Provincial (sus fiscales, agencia de investigaciones y jueces) se aboque conjuntamente con la Justicia Federal a la investigación y juzgamiento de estos delitos.

La Fiscalía Regional de Rosario el MPA cuenta solamente con 87 fiscales y más de 40 jueces penales. El contraste es evidente y la consecuencia de este atraso legislativo es la falta de respuesta al problema.

La ley que se propone, ya la vienen aplicando las provincias de Bs As, Córdoba, Entre Ríos, Santiago del Estero, Corrientes y Chaco, entre otras. Santa Fe es la única provincia en el centro del país que mantiene un esquema judicial de la década del ‘80, del siglo XX y las promesas de más jueces y fiscales nacionales tienen la misma antigüedad.

Esta ley no es condición suficiente, pero sí necesaria para empezar a abordar eficientemente el problema del narcotráfico en Rosario y otras zonas de Santa Fe. Es sin duda, ineludible para empezar un camino distinto y superador a fin de ir contrarrestando el crecimiento del narcotráfico en la ciudad y terminar con la peregrina idea de que dos jueces federales, que se deben a organismos nacionales en la capital del país, puedan abordar esta gruesa problemática santafesina con mejores resultados de los que obtendrían con la gran cantidad de recursos provinciales que tenemos en materia penal y que hoy no participan en la investigación y juzgamiento de los delitos de narcotráfico.

El resto de las provincias nos han sacado una ventaja importante en el diseño e implementación de sistemas de persecución y juzgamiento del narcotráfico y si bien la problemática es fuerte en todo el país, en ningún lugar es tan fuerte como en Rosario.

Por ello, es impostergable dar inicio a este cambio de modelo judicial que va a llevar un tiempo en implementarse pero que es imprescindible antes de que sigamos insistiendo con remedios que ya no funcionan.

Hace dos años que la Justicia Federal rosarina en materia de narcotráfico está sobrepasada por la situación. De las cerca de 3000 causas de narcotráfico que atienden sólo 2 juzgados, casi el 80 % son de tenencia para consumo personal, lo que claramente no es el problema que nos lacera como sociedad. El 20 % de las causas restantes que están vinculadas al narcotráfico se encuentran demoradas por una Justicia Federal lenta y poco eficiente.

Volvemos a poner de relieve la necesidad de que Santa Fe esté a tono con el resto de las provincias y dar inicio a un sistema de abordaje penal al problema de la venta de droga más abarcativo, amplio y eficiente que la situación actual exige.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales y no deben ser atribuidos al pensamiento de la redacción de El Correo de Firmat. Los comentarios pueden ser moderados por la redacción.