Firmat, martes, 21 de septiembre de 2021
Edición Digital Nro: 852
 

Archivo | Busqueda avanzada

Rural | 21/07/2021
El Correo en el campo
Las precipitaciones llegaron en el momento oportuno
Después de más de un mes sin registros pluviométricos y con la emergencia del trigo en marcha, las lluvias aparecieron en el momento justo para apuntalar la campaña de los cultivos de invierno.
Gran parte del sur santafesino recibió los milímetros necesarios para asegurar la actual campaña triguera. “Las lluvias de entre 10 a 47 mm acumuladas en la región durante el 9 al 15 de julio fueron el refuerzo que necesitaba el trigo para apuntalar esta campaña. Si bien se recostaron sobre la franja este de la región, lograron dejar atrás el temor de la falta agua en el centro sur santafesino. Allí se necesitaban entre 10 a 20 mm para mantener el ritmo de crecimiento del trigo, reponer los perfiles y activar el crecimiento aéreo”, indicó el informe de la Guía Estratégica para el Agro que semanalmente publica la Bolsa de Comercio de Comercio de Rosario.

De acuerdo a los datos recabados por El Correo, en Firmat se registraron 20 mm; en Chovet 17 mm; Elortondo 14 mm; Cañada del Ucle 17 mm; Los Quirquinchos 23 mm; Berabevú 9 mm y Melincué 20 mm. Mientras tanto, Alcorta se llevó el podio con 56 mm.


La campaña de trigo 21/22 se acerca al record de 7 milloenes de toneladas. “El cultivo cerró su segunda mayor siembra en la historia de la región. Por detrás de la 2019/20, en esta campaña se han sembrado casi todos los lotes intencionados al principio de campaña. El año pasado, la falta de humedad dejó afuera unos 200 mil lotes”, detallló el informe la BCR y agregó que este año se concretó la siembra de 1,7 millones de hectáreas.

“El trigo 2021/22 sigue dando las mejores noticias: con disponibilidad de humedad, se lo ha fertilizado para obtener 45 a 55 qq/ha. Además, se suman las lluvias de la semana pasada, fundamentales para encaminar al cultivo y proyectar un escenario mejor al normal. Por todo esto, la campaña tiene todo para dejar atrás el estrago de los 4,4 millones de toneladas del año pasado y alcanzar un nuevo hito productivo, el record de 7 millones de toneladas”, indicaron desde la entidad.


El panorama es muy diferente a la misma fecha de 2020, donde la falta de agua y las bajas temperaturas habían afectado un porcentaje importante del cultivo. Sobre esta situación la publicación especifica que “este año se logró establecer un mayor número de plantas por metro. Ese es un factor muy importante para que el 80 % del trigo esté en condiciones excelentes a muy buenas y el 20 % restante en buenas. Sin dudas condiciones muy diferentes a las del año pasado, cuando para esta misma fecha había 200 mil hectáreas en condiciones regulares por la falta de agua. El 50 % de los cuadros entra en macollaje, el 10 % se encuentra a pleno en esta etapa, mientras que el 40% le sigue en etapa de foliación y el resto emerge”, concluyó el informe.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales y no deben ser atribuidos al pensamiento de la redacción de El Correo de Firmat. Los comentarios pueden ser moderados por la redacción.